Mis clubs prueba

Mi pequeño homenaje al Club Piramides y al Club de atletismo Colmenar Viejo

Archivar para el mes “febrero, 2009”

AY LERELERELE por Juan Manuel Ruíz del Pozo

Qué difícil es poder expresar con un puñado de letras todo lo que sentí tras la estremecedora noticia en la que me informaban por medio de un familiar directo, de que mi amigo “Luisja nº 1” apodo con el que yo le conocía, de que nos había dejado.
Desde ese preciso instante mi cabeza no dejaba de martirizarme haciéndome recordar imágenes de tantos y tantos momentos compartidos juntos tanto con nuestros amigos como con nuestras familias. Y por otro lado mi corazón mucho mas impulsivo me decía que no podía ser, que no era cierto que se trataba de una horrenda pesadilla de la que quería despertar y de la que cada vez me daba más la sensación de ser mas real.
Sigo intentando escribir pero cada vez me resulta más difícil, pues son tantas las cosas que podría comentar que se me amontonan de una forma totalmente desordenada, aparte que aquellos que me conocen saben que soy una persona más de hablar que de escribir.
Cuantos minutos ¡qué digo minutos, horas charlando! mientras corríamos kilómetros y kilómetros, aunque voy a ser más sincero ,el que más hablaba era yo, pero de que servirían tantas palabras si no hubiera un estupendo oyente como eras Tu mi querido amigo, eso si la última palabra casi siempre la tenias Tu pues no tenias más que reavivar un poquito el ritmo (sobretodo si el terreno se inclinaba hacia arriba) y se acababan las charletas, algo que aunque no me hacía mucha gracia sobre todo al principio aceptaba e incluso esperaba pues en el fondo a mí también me gustaba el “matarile”.
En estos días posteriores a tu ausencia no he parado tanto de oír como de leer cientos de comentarios con todo tipo experiencias vividas contigo y verdaderamente siento envidia y admiración de cómo una persona tan sumamente sencilla y humilde haya podido calar tan hondo. Yo creo haberle conocido un poco y sé que se hubiera sorprendido e incluso ruborizado al ver la conmoción mediática que ha originado su lamentable perdida.
Después de muchos años integrado en el mundillo del atletismo he adquirido una cierta experiencia que me encanta transmitir a mis amigos ya bien sea como planes de trabajo o entrenamiento con mis consejos , pues he de decir que en caso de Luisja todo fue muy sencillo , yo solo le enseñe el A, E, I, O, U y El por si solo aprendió el ABECEDARIO pero eso si con unos matices muy particulares y una filosofía de este mundillo que ha sido lo que verdaderamente le ha hecho grande, donde la amistad siempre ha estado por encima del puesto, la marca o el trofeo.
Y no quiero terminar este homenaje a mi querido amigo “Luisja nº1” sin decir simplemente dos cosas, la primera el lamentar enormemente el no haber podido compartir contigo unos últimos Kilómetros sin darnos ni siquiera tiempo de despedirnos y la segunda es que todos nosotros, los más allegados a ti en tus primeros años corriendo jamás se nos olvidara tu conocido “AY LERELERELE” con el que expresabas espontáneamente instantes de verdadera alegría y satisfacción.
Por eso yo te recordare toda mi vida y te identificare siempre con este estribillo, porque sé que allí donde te encuentres siempre que te nombre y piense en ti me responderás con “AY LERELERELE”.

Navegador de artículos